Caspellets de garbanzos con sésamo

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 1

Aquí me tienes sentado mirando a través de mi ventana cómo cae la nieve y escribiendo esta nueva receta de caspellets de garbanzos con sésamo, con la que empiezo este nuevo año. Una receta sencilla, fácil de hacer y que me enseñó mi buena amiga Encarna. Como toda receta tradicional siempre cuenta con puntos que solo se conocen al meter las manos en la masa.

Todo hay que decirlo, esta receta no es del todo auténtica ya que la fórmula original de los caspellets solo mezcla harina de trigo, agua, aceite, vino y sal -en algunos casos se le añade levadura química-, pero yo he preferido omitirla para obtener una textura más crujiente. Además, los he cortado con cortapastas, pintado con un poco de huevo y los he rociado con sal Maldon -me apetecía darles un poco de brillis brillis-. De cualquier forma esta especie de pan plano tostado o cracker, originario de la Marina Alta en Alicante, se puede servir como pan, tal y como se hace en aquellas tierras.

Seguro que encontrarás mil formas de servir estos caspellets de garbanzos con sésamo, incluso como base de una tapa o canapé, o para hacer la base de tartaletas que luego puedes rellenar con muchas cosas: una brandada, un ceviche de corvina, una ensalada de mango con langostinos, o lo primero que se te ocurra… ¡¡ Te aseguro que te quedarán igual de buenos !!

Caspellets de garbanzos con sésamo


Ingredientes:

  • 120 g de mistela
  • 115 g de agua
  • 100 g de aceite de oliva virgen extra
  • 240 g de harina de garbanzos
  • 200 g de harina de trigo
  • 7 g de sal
  • 70 g de semillas de sésamo tostadas
  • 5 g de granos de anís (opcional)
  • 125 g de harina de trigo para trabajar la masa
  • Un huevo batido para pincelar (opcional)
  • Sal Maldon al gusto (opcional)

Elaboración:


  • Se enciende el horno a 170º C. y se mezclan en un vaso la mistela, el agua, y la sal.
  • En un cuenco se mezclan la harina de garbanzos, los 200 g de harina de trigo, el sésamo tostado y el anís en grano.
  • Se vierte el aceite y se frota con las manos la harina con aceite hasta que se haya absorbido muy bien, y la mezcla sea homogénea.
  • Se echa la mistela, el agua y la sal, y se mezcla -puedes hacerlo en un robot de cocina o con una cuchara de madera-.
  • Poco a poco se añaden los 125 g de harina de trigo -la que admita la masa- mientras se trabaja. Se deja de añadir harina cuando la masa ya no se pegue, y se pueda extender con las manos sobre la mesa de trabajo -la mía necesitó 90 gramos más, pero dependerá de la clase de harina que utilices-.

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 7

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 8

  • Se espolvorea harina en la mesa de trabajo, se extiende la masa con un rodillo -procura dejarla lo más delgada posible- y se cortan varios círculos con un cortapastas liso. Se ponen sobre una bandeja de hornear galletas, se pincelan con el huevo batido, y se espolvorean con un poco de sal Maldon -tritúrala un poco con los dedos mientras la espolvoreas sobre los caspellets de garbanzos-.

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 9

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 10

  • Se hornean durante 10 o 13 minutos, o hasta que estén doradas. Se apaga el horno, se entre abre la puerta y se dejan reposar hasta que el horno se haya templado, o los caspellets estén crujientes.
  • Se retiran del horno y se dejan enfríar sobre una rejilla.
  • Finalmente, se guardan en un recipiente hermético en un lugar seco.

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 11

Para servir:
Podemos acompañar estos crujientes caspellets con quesos, jamones, foie mi-cuit, una pipirrana manchega o un capellán con tomate. Eso sí, no te olvides de servirte una buena copa de vino tinto y disfrutar del aperitivo.

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 6

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 13

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 12

Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 3

Consejos útiles:

  • Puedes omitir el anís en grano, pero te aseguro que le da un toque muy agradable cuando al morder te encuentras un pequeño trozo de caspellet con anís.
  • El aceite de oliva lo puedes sustituir por el aceite vegetal que más te guste, pero al ser un pan crujiente mediterráneo qué mejor que un buen aceite de oliva… ¿no te parece?
  • Si te gustan los sabores más intensos prueba sustituir el sésamo por un surtido de semillas y añadirle siete gramos de semillas de alcaravea, verás que ricos están acompañados de un esgarrat o un foie mi-cuit.

Nosotros empezamos al caer la tarde a disfrutarlos junto con una cuñas de queso de oveja portugués, un poco de queso azúl, una mermelada de albaricoques con naranja, uvas y por supuesto con un buen vino tinto… Entre charla y charla nos terminamos los caspellets de garbanzos con sésamo, la tarde ya era historia y la nieve había dejado de caer en Madrid.


Receta de caspellets de garbanzos con sésamo 5

¡¡ A disfrutar de una semana polar !!

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

10 comentarios sobre “Caspellets de garbanzos con sésamo

  1. Tengo una duda con las harinas. dices 240 de garbanzos y 200 trigo. Pero luego dices mezclas harinas, incorporas y después hablas de otros 125 de trigo. igual soy yo que no lo entiendo bien o hay un pequeño baile con las medidas. ¿Me puedes aclarar por favor? Gracias

    1. Hola Cuca:
      Gracias por dejarnos tu comentario. Tienes que mezclar -o tamizar- 240 gramos de harina de garbanzos con 200 gramos de harina de trigo. Le añades el vino, el aceite, la sal, el sésamo tostado y el anís en grano, y mezclas. Tendrás una masa bastante pegajosa y no podrás trabajarla por lo que es necesario irle añadiendo harina de trigo poco a poco hasta que la masa ya no se pegue a las manos y se pueda estirar sin que se pegue a la mesa de trabajo. Esa harina de trigo extra que hay que ponerle puede variar dependiendo de la clase o marca de harina. Yo pongo 125 gramos, pero puede variar.

      Espero haber aclarado tu duda.

    1. Hola Virginia:

      Gracias por dejarnos tu pregunta. Puedes usar el vino que más te guste. Blanco, blanco semi-dulce, blanco dulce… Incluso le puedes añadir solo agua. Si las haces ya me contarás qué tal. Que tengas buen miércoles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.