Utensilios básicos I

¿Quieres empezar a experimentar con esa cocina a la que nunca le has hecho caso? ¿Te ha entrado el gusanillo de la cocina? Pues he aquí un listado de utensilios básicos que no deben faltar en cualquier cajón de cocina.

UTENSILIOS I

Aquí tienes un listado de los enseres básicos que debe haber en la cocina. Mas adelante haré otro listado con utensilios más específicos y que requieren de un nivel de cocina avanzado.

Abrelatas: hoy en día muchas latas vienen con sistemas de apertura fáciles, sin embargo, siempre hay una que otra latita que se resiste a evolucionar o que el anillo de la apertura se nos queda en la mano, así que este utensilio, ya antiguo en todas las cocinas del mundo, sigue siendo un básico indispensable.

Balanza: es un utensilio muy importante sobre todo en repostería. Los pesos de los ingredientes deben ajustarse a lo que indica la receta, sobre todo en repostería, de lo contrario el resultado final de nuestra preparación será completamente diferente a la esperada. Yo recomiendo que busques una balanza digital y que pese a partír de 1 gramo.

Biberones: en la cocina contemporánea se hace indispensable este utensilio para aderezar o decorar platos. Un par o tres de ellos de tamaño mediano son aconsejables.

Cazos: conviene tener cazuelas medianas de este tipo para la preparación de salsas, cremas, sopas o purés que luego necesiten ser vertidos. Generalmente suelen tener un pico para verter.

Cazuela de acero: otro de los enseres básicos que no debe faltar ya que en ella prepararemos muchas recetas como guisos, purés o simplemente para confitar o cocer alguna verdura o carne.

Cazuelas de barro: si lo que quieres es obtener el sabor de los platos que degustabas cuando eras niño y que con mucho amor preparaba la abuela, entonces estas cazuelas no pueden faltar en tu cocina. Hay muchas marcas en el mercado, yo recomiendo que uses una que sea ligera pero resistente ya que pueden llegar a pesar demasiado y su manipulación muy tediosa. Recomiendo que sigas las instrucciones del fabricante sobre su preparación para el uso aunque generalmente bastará con sumergirla en agua durante 24 horas.

Coladores: al menos uno de cada uno de los siguientes coladores:

  • Un chino, ideal para pasar sopas o cremas, purés de verduras o gazpachos.
  • Un colador de tela para pasar caldos o líquidos que deben presentarse claros.
  • Un colador metálico para colar cualquier alimento o para pasar salsas de textura fina y delicada.

En cuanto a los tamaños, recomiendo que tengas un colador metálico de diámetro grande (a partir de 24 cm de diámetro), uno mediano (de 19 cm de diámetro aproximadamente) y uno pequeño (de 10 cm de diámetro). Los otros dos, con que tengamos uno de un tamaño mediano nos bastará.

Cubiertos de cocina: incluyo en estos cubiertos la espumadera, la espátula, un tenedor trinchante de carne y una cuchara o un cazo para sopas. Hoy en día hay muchos otros cubiertos como la cuchara para pasta o las cucharas para fritos que están hechas con una malla fina de metal.

Cucharas medidoras: junto con las pinzas y las tazas medidoras son mis utensilios de cabecera. Suelen comercializarse en juegos de 3 medidas básicas, la cuchara sopera (15 ml); la cuchara de café (5 ml) y la media cuchara de café (2,5 ml). Estas tres medidas son las más usadas.

Cuchillos: recomiendo tener al menos los siguientes tipos de cuchillos en nuestra cocina:

  • Un cuchillo cebollero.
  • Un cuchillo pequeño o puntilla.
  • Un cuchillo de sierra mediano y otro largo.
  • Un hacha.

Cuencos: igual que en el caso de los paños, yo recomiendo muchos y muchos cuencos de varios tamaños. A mí me sirven principalmente para colocar los ingredientes ya trabajados y listos para ser incorporados en la elaboración de un plato determinado. Suelo cubrirlos con papel film e irlos colocando en orden y a un lado de la encimera, al alcance rápido para su uso. Me gustan mucho los de metal pero también son útiles los de cristal o cerámica. Cuando doy cursos de cocina lo ideal es usar de cristal ya que permite a los alumnos ver los ingredientes.

Descapsulador o abrebotellas: al igual que el abrelatas, sigue siendo un básico indispensable. A pesar de las innovaciones en los cierres herméticos, algunas botellas siguen manteniendo la cápsula o chapa como cierre.

Difusor: si tienes cocina con placa de vitrocerámica o inducción y necesitas cocinar con cazuelas de barro siempre es recomendable usar un difusor.

Embudos: un juego de embudos con diversos tamaños siempre es aconsejable ya que en cualquier momento necesitaremos embotellar o enfrascar algún líquido siendo de gran utilidad este utensilio.

Escurreverduras: conveniente no solo para escurrir verduras sino también cualquier alimento. Yo suelo escurrir carnes, verduras y pasta en este utilísimo cacharro.

Espátula de goma: otro básico indiscutible de la cocina. Recomiendo que tengas una que sea ligera y con un mango largo. En el mercado hay muchas variedades pero recuerda que sirven también para hacer técnicas delicadas de repostería y vas a trabajar la mano. Por ello recomiendo una que no pese mucho.

Extractor de zumos: un pequeño extractor manual o eléctrico siempre es muy funcional sobre todo si tienes que utilizar grandes cantidades de zumo de naranja o limón.

Fuentes de horno: un molde para lasagna, otro para un asado o para verduras siempre son recomendables tener en el almacén de casa. Los materiales pueden variar aunque en este caso yo recomiendo los de porcelana o cerámica, o los de cristal como última opción.

Hoja o tela de silicona: con la modernización de los utensilios de cocina el papel de horno también encontró su contraparte. Las hojas de silicona las recomiendo para cualquier cosa que hornees y que vaya sobre una bandeja de horno. Es conveniente tener una para dulces y otra para salados, sobre todo si vas a hornear pescados. Con ésta hoja nada se te pegará al fondo de la bandeja y te será muy fácil su manipulación. En repostería es muy utilizada para galletas y merengues horneados.

Mandil o delantal y guantes de horno: no olvides que un mandil largo y un buen par de guantes son otros dos básicos de cocina.

Mandolina: hoy en día se pueden encontrar muchas variedades y a precios razonables ya que una mandolina profesional suele tener precios elevados.

Moldes para horno: básicamente yo recomendaría tener al menos 3 variedades de moldes.

  • Molde para bizcochos con base desmontable de 26 cm de diámetro. Yo generalmente uso uno de 22 cm x 10 cm de alto porque me gusta hacer bizcochos altos y de menor diámetro.
  • Molde para terrinas de 26 cm x 11 cm.
  • Molde para quiches o pies de 24 cm x 2.5 cm.

Las medidas y materiales de los moldes pueden variar según el fabricante y son orientativos. Los moldes de silicona pueden llegar a ser muy prácticos de usar.

Molinillo de pimienta: si quieres tener los mejores resultados sazonando tus platos favoritos yo siempre recomiendo usar pimienta negra recién molida. Lo mejor para ello es usar un molinillo. En el mercado podrás encontrar muchas marcas y materiales. Yo me quedo con el tradicional de madera o uno de metacrilato de grueso ancho que permite mantener controlado el nivel de las bayas de pimienta.

Mortero con mano: los guisos de tu abuela y la mía no se podrían hacer sin este maravilloso y antiquísimo instrumento de cocina. Creo que no hay civilización antigua que no haya contado con uno de diseño propio. En este caso yo prefiero el tradicional de madera o de porcelana dura.

Olla alta: esta olla no debe faltar en la cocina. En ella se prepararan los caldos que van a enriquecer nuestras recetas y a deleitar el paladar de nuestros comensales. Al igual que las sartenes, es indispensable que sean de doble fondo. El diámetro mínimo que recomiendo es de 26 cm x 20 cm de alto.

Paños de cocina: ¡¡ muchos y muchos paños siempre es poco !!. Aunque alguien haga un comentario he de decir que prefiero los paños de lino que son una maravilla en la cocina. Secan en segundos, no dejan hilos ni motas y se secan rápido. No solo los uso para secar utensilios sino también para cubrir una tapadera y evitar así el goteo de agua por condensación. Te aconsejo que no laves los paños con suavizante, así evitarás que los alimentos se impregnen de ese olor.

Pasapurés: para este clásico de la cocina de las abuelas yo recomiendo el metálico.

Pelador: aunque comúnmente se le suele llamar pelapatatas yo lo uso prácticamente para pelar cualquier cosa. Muy bueno para pelar fruta, pelar verduras o incluso sacar virutas de chocolate. Recomiendo para las verduras y frutas usar uno cerámico ya que evita la oxidación de éstas y tiene un filo muy bueno.

Pinzas: cada vez que salgo de casa con mi maletín de cuchillos y tengo que impartir un curso de cocina no puede faltar mi juego de pinzas. Me sirven para todo, es como mi tercera mano en la cocina. Desde para tirar de la bandeja de horno hasta para darle vuelta a la carne cuando la sello en una sartén. Recomiendo las metálicas. Las primeras que tuve fueron unas “Oxo”, me las regaló mi hermana y, al igual que los ralladores, en este caso he mencionado la marca porque no he encotrado otras iguales. La primera vez que las use fue en la escuela de cocina “Alambique” en Vigo y luego ellos se encargaron de encontrar al fabricante y las empezaron a distribuir.

Quemador: en el mercado vais a encontrar hasta incluso los sopletes que se han puesto tanto de moda. Uno tradicional siempre es muy útil aunque el soplete no deja de ser muy conveniente.

Racionador de helados o cuchara para helados: en cualquier día, sobre todo en verano, no es extraño que nos apetezca preparar un helado y nos hará falta una cuchara para servirlo.

Rallador: hoy en día hay un sinfín de variedades. Yo recomiendo el tradicional rallador de 4 caras y, aunque no me gusta recomendar marcas, los ralladores de “microplane” son caros pero en la cocina hacen maravillas. Esta marca además tiene ralladores de muchos tipos que van desde ralladores para verduras hasta para especias o quesos.

Reloj de cocina: importantísimo contar con uno y si puede ser con dos mucho mejor ya que a veces tenemos que controlar varios tiempos a la vez y el uso de éstos es muy recomendable.

Sacacorchos: está de más decir para qué podríamos usar este instrumento. Yo os aconsejo que sea el primer utensilio que uséis cada vez que empecéis a preparar una receta. Una copa de vino sobre la encimera del chef de casa siempre sienta de maravilla.

Sartenes: varios diámetros siempre son recomendables y en cuanto al material recomiendo las de acero y siempre con doble fondo. Las sartenes cubiertas con teflón son muy convenientes aunque necesitan un cuidado más esmerado y nunca, nunca utilizar paletas o cucharas de metal.

Tabla de cortar o tajo: importantísimo contar con una buena madera para poder trabajar los alimentos antes de entrar de lleno en la elaboración de cualquier receta. Hoy en día podéis encontrar muy buenas opciones en silicona. Yo soy muy tradicional y prefiero la tabla grande de madera – de 53 cm x 46 cm de lados y de 2 cm de ancho -. Ten al menos una grande y por lo menos un par de tablas pequeñas.

Tarros de cocina: muy importante tener un tarro con azúcar, otro con sal y otro con harina. Importantísimo que nuestra mano quepa fácilmente en la boca del tarro.

Tazas medidoras: como anteriormente lo mencioné, son un básico importantísimo para mi maletín de cocina. Al igual que las cucharas, se comercializan en juegos  y en el caso de las tazas en juegos de 4 medidas básicas que son: una taza (250 ml), media taza (125 ml), un tercio de taza (80 ml) y un cuarto de taza (60 ml). Recomiendo las de acero inoxidable.

Utensilios de madera: éstos incluyen paletas, cucharas o tenedores de madera. Son básicos y no deben faltar en una cocina sobre todo si tenemos cazuelas con revestimiento de teflón.

Vaporera o cazuela vaporera: hoy en día las más conocidas son las vaporares de bambú de origen asiático.

Varillas: yo no podría estar en mi cocina sin las varillas. Las uso como paletas en la elaboración de salsas, para montar nata, para mezclar líquidos, para muchas cosas. Es un básico indiscutible de la cocina. Las metálicas recubiertas de goma especial son ideales para no estropear cazuelas o sartenes de teflón y el ruido lo vais a agradecer también.

Vaso medidor: un vaso que contenga varias medidas, sobre todo para medir líquidos. Hay en el mercado muchas variedades, recomiendo el que trae para medir incluso ingredientes sólidos.