CRUASANES DE MANTEQUILLA Y CRUASANES DE ALMENDRA

 Cruasanes-de-mantequilla-y-almendras

No te parecerá extraño que la entrada de hoy vaya de cruasánes como lo había anunciado en el post de los Mirlitons y, si me sigues por Facebook, menos aún. Juana de La Cocina de Babel dice que estoy obsesionado con ellos y yo, cuando Laura de Because publicó una deliciosa foto de los cruasanes de almendras de una famosa pastelería de Bilbao, casi sin pensarlo, se me ocurrió montar este min-reto junto con ella y Virginia de Sweet & Sour. Se publicó en un evento y poco a poco se fue uniendo más gente. La masa para cruasanes siempre me ha dado mucho trabajo o frustraciones. No sé por qué -y no termino de decir la frase completa y tan gastada y que con tantas ganas decimos aquí en España- siempre por una u otra razón algo no me va bien. Esta vez no podía ser la excepción, en un descanso de masa largo de una noche la nevera se quedo mal cerrada y claro, el resultado se vislumbraba catastrófico.

La receta y sus ingredientes es similar a muchas recetas que hay en internet o que podéis encontrar en muchos libros. Los ingredientes básicos son harina, levadura, azúcar -muy importante-, sal y agua o leche o leche mezclada con agua y por último una mantequilla con alto porcentaje de materia grasa. Hay expertos que recomienda usar levadura seca porque les gusta más el sabor mientras que otros prefieren la levadura prensada o fresca de panadería esto es al gusto de cada quien y mientras las proporciones sean las equivalentes no implica ningún trastorno en la receta. En cuanto a la harina, unos recomiendan harina floja, otros una mezcla de harina de trigo normal con harina blanqueada de pastelería que tiene menos gluten y hay quienes recomiendan solo usar harina fuerte de panadería. Lo realmente importante de cualquier receta de cruasanes es la incorporación de capas de mantequilla a la masa y su ejecución hará que se tenga un buen cruasán, uno más o menos o uno que se pueda comer pero que sería imposible llamarle cruasán. Y llegados a este punto debo confesar que a mí ver hacer el hojaldrado durante 8 años seguidos me producía pánico, por no decir pereza,  hasta que un buen día decidí hincarle el diente. El profesor tenía la fama de hacer uno de los mejores hojaldres de Madrid y lo que aprendí con el nunca se me olvidará -otra cosa es que me salga igual- sobre todo el lenguaje que había con las masas, sí, era un lenguaje oculto de señas. La finalidad era que, si un pastelero o panadero tenía que marcharse y lo sustituía otro, este último supiese cual era el punto o estado de las elaboraciones, sobre todo aquellas que requerían  largas horas de trabajo como el hojaldre y los cruasanes. La receta que he hecho es una mezcla de técnicas aprendidas junto con las recomendadas por expertos como Francisco Tejero, Bertinet, Vincent Tallau y Esther Mcmamus.

Ingredientes

CRUASANES DE MANTEQUILLA – Croissants aux beurre

Ingredientes:

350 g de harina de fuerza (320W)
150 g de harina de repostería de fuerza “0”
250 g de agua
10 g de sal
60 g de azúcar
20 g de levadura fresca
50 g de recortes de masa de cruasán
½ c.s. de zumo de limón
270 g de mantequilla (82% de grasa)
1 huevo batido + 2 c.s. de leche para dar brillo
Harina para trabajar la mantequilla y el hojaldrado

Elaboración:

Se tamizan las dos harinas tres veces como mínimo. Se añade el azúcar,  la levadura y los recortes, restregando todo entre las palmas de las manos -si no tienes recortes puedes añadirle el mismo peso en huevo-. Se mezcla el agua con la sal y el zumo de limón, y se vierte en el cuenco de la harina. Se mezcla todo muy bien hasta formar una bola. Se coloca la masa sobre la mesa de trabajo -no es necesario tener la mesa de trabajo enharinada- y se trabaja de la siguiente manera: se levanta con una mano y se deja caer contra la mesa, se coge otra vez, se aplasta con la palma de la mano y se repite el golpe levantándola de la mesa de trabajo. Se continua trabajando así durante cuatro minutos. Se forma una bola, se espolvorea con harina el fondo de un cuenco -no le pongas mucha harina- y se echa la bola. Con unas tijeras se hace un corte en forma de cruz, se tapa con papel film o se mete en una bolsa plástica y se deja fermentar lentamente en la nevera durante toda la noche. Se coge la mantequilla y se trabaja con las manos para hacer una bola y se espolvorea con harina -ayudará a absorber el exceso de suero en la mantequilla-. Se envuelve en papel film y se mete en la nevera.

Elaboracion-de-masa preparación-de-masa-y-mantequilla

Al día siguiente se saca la mantequilla de la nevera y se le dan golpes con el rodillo para reblandecerla y aplanarla hasta obtener un rectángulo con un grosor de seis centímetros aproximadamente -si al terminar de aplanarla estuviese aceitosa lo recomendable sería que la metieras unos minutos a la nevera-. La mantequilla debe estar blanda pero fría. Se saca la masa de la nevera y se estiran los cortes de masa para formar una “X” -procura no extender demasiado el centro para compensar el grosor de los pliegues cuando cubras la mantequilla con la masa-. Se coloca la mantequilla en el medio y se levantan los extremos de la masa en dirección al centro. Cuando la mantequilla esté completamente cubierta se le dan unos golpes con el rodillo por los laterales y sobre los pliegues. Se deja reposar el rodillo sobre el rectángulo durante cinco minutos -el rodillo en reposo indicará también que la masa esta lista para trabajarla-.

PRIMERA VUELTA:
Se coge el rodillo con firmeza, se coloca en el centro del rectángulo y de forma perpendicular al lado más largo. Se hace rodar hacia adelante, se levanta el rodillo y se vuelve a colocar en el centro, esta vez se estira en dirección opuesta -no hagas estiramientos cortos, es mejor que hagas uno solo en una dirección y luego vuelvas al centro y lo hagas en dirección contraria-. No es necesario hacer fuerza sobre el rodillo ya que se podría forzar la masa y salir la mantequilla. Es importante controlar que la masa no se pegue a la mesa de trabajo y para evitarlo se recomienda espolvorear harina en la mesa levantando uno de los extremos y repitiendo la misma operación en el otro extremo. Después se baila un poco la masa levantando un extremo para esparcir la harina en la mesa; se repite el bailado con el otro extremo. Lo mismo se puede hacer con la parte de arriba y el rodillo procurando siempre eliminar el exceso de harina con una brocha o pincel. Se continua estirando de esta forma hasta que se haya alcanzado un rectángulo de 50 por 14 centímetros aproximadamente.

El ancho del rectángulo inicial nunca debe cambiar y si cambia mientras se estira bastará con darle unos toques suaves con el rodillo a lo largo de cada lado -al principio te recomiendo que tengas una cinta métrica o regla a mano para controlar las medidas conforme vayas estirando-. Cuando se haya alcanzado el largo deseado -divide visualmente la masa en tres partes o haz tres marcas en la encimera con ayuda del metro- se dobla un tercio sobre el tercio central y luego se dobla el otro extremo para cubrir el primer tercio. Se volverá a tener un rectángulo con las medidas iniciales con la parte longitudinal paralela a uno. Se gira a 90º de tal forma que se vuelva a tener el lado longitudinal perpendicular a uno. Se pincela para retirar el exceso de harina, se hace un hundimiento para indicar que se ha dado la primera vuelta, se cubre con papel film y luego en una bolsa plástica y se coloca sobre una bandeja en la nevera. Se deja reposar 30 minutos.

SEGUNDA VUELTA:
Se repite el mismo procedimiento de estirar y doblar en tercios y se hacen dos hundimientos con la yema de los dedos sobre la masa para indicar que ya tiene dos vueltas. Se vuelve a guardar de la misma forma que en la vuelta anterior y se vuelve a dejar reposar durante 30 minutos -es importante que el reposo no sea inferior a 30 minutos ya que es lo mínimo que necesita el gluten para relajarse y se puede volver a trabajar la masa-.

TERCERA VUELTA:
Se repite el mismo procedimiento de estirar y doblar en tercios y se hacen tres hundimientos con la yema de los dedos sobre la masa para indicar que ya tiene tres vueltas. Se vuelve a guardar, igual que en las vueltas anteriores,  y se deja reposar durante 30 minutos.

CUARTA VUELTA:
Se repite el mismo procedimiento de estirar y doblar en tercios y se hace una cruz con la yema de los dedos sobre la masa para indicar que la masa está lista para ser formada. Se vuelve a guardar de la misma manera y se deja reposar de nuevo durante 30 minutos -si ves que la masa cuesta estirarla es mejor que le hagas un doblez sencillo y la dejes reposar en la nevera 30 minutos antes de continuar con el estirado final-.

NOTA:
Llegados a la tercera vuelta en vez de hacer un doblez en tercios se puede hacer un doblado de billetera que consiste en doblar los dos extremos al centro de la masa y luego doblarlos nuevamente para tener cuatro pliegues. Se mete en la nevera a reposar 30 minutos y luego se estira definitivamente. Si el porcentaje de mantequilla incorporado a la masa es superior al 30% del peso total de la masa se recomienda dar hasta seis vueltas.

Primera-vuelta segunda-tercera-vuelta

PARA EL FORMADO:
Se preparan dos bandejas con papel de horno o con hojas de silicona. Se saca la masa de la nevera y se estira formando un rectángulo con un grosor de 4 milímetros y un ancho de 20 centímetros. Con ayuda de un cuchillo muy afilado se cortan todos los extremos -yo uso una cuchilla cutter  para cortar esta masa y el hojaldre; tiene un filo de bisturí y el corte es muy fino-. Se guardan los recortes que servirán para la próxima masa que se prepare y se procede a cortar la masa en triángulos de 12 centímetros de base por 20 de alto -puedes hacer cortes en uno de los extremos longitudinales de la masa señalando los 12 centímetros y luego hacer lo mismo en el otro extremo pero empieza señalando seis centímetros primero y luego ya todo en doce centímetros. Unes cada cortes con el cutter y tendrás los triángulos-.

Formado-1

Se coge un triángulo y se estira la base y la punta con ayuda de un rodillo o se levanta y se estira con las manos. Se hace un corte en el centro de la base para favorecer el proceso y se enrolla con la palma de una mano en dirección a la punta. Con la otra mano se estira la punta conforme se vaya llegando. Se coloca el cruasán en una de las bandejas preparadas y se le da forma curvando y presionando un poco los extremos. Se repite el mismo procedimiento con el resto de los triángulos. Se pincela con el brillo y se deja leudar aproximadamente dos horas -algún experto recomienda que no llegue a doblar su volumen y que lo mejor es que se horneen cuando alcancen la mitad de su volumen inicial, es decir, si tenían una altura de de tres centímetros, se deberían hornear cuando alcancen una altura de cuatro y medio-. El tiempo de leudado también dependerá un poco de la temperatura y humedad que se tenga en la cocina así que podría tardar más o menos en función de estas condiciones -yo los he dejado leudar tres horas-.

Estirado formado-2

PARA HORNEARLOS:
Se precalienta el horno a 220º C. una hora antes de que termine el leudado -a mí me gusta precalentarlo arriba y abajo y quitar el grill cuando los meta para mejorar el dorado del cruasán-. Cuando los cruasanes estén en su punto, es decir, gorditos y reventones pero manteniendo sus curvas en la base, se vuelven a pincelar con el brillo y se hornean los primeros diez minutos a la temperatura de precalentamiento, y los siguientes cinco o diez minutos a 180º C. Deben quedar muy muy dorados. Se retiran del horno, se dejan diez minutos en la bandeja y se pasan a una rejilla para que enfríen -a partir de aquí yo ya no respondo por lo que tú puedas hacer con ellos, yo desde luego no puedo resistirme a untarlos con un poco de mermelada casera cuando aún están templados y, si llega alguno, para hacer unos cruasanes de almendras al día siguiente… ¡Ah! que quieres la receta, pues aquí la tienes:

Brillo-horneado

CRUASANES DE ALMENDRAS – Croissants aux amandes

Recuerdo que la primera vez que probé uno de estos cruasanes fue en una típica “boulangerie-patisserie” a medio camino entre Grasse y Mougins. Luego los volví a tomar en Cádiz -frente al mercado de abastos hay un francés que hornea delicias incluidas el “Paris-brest“-. Y, por supuesto, en París. La receta no es complicada, utiliza un almíbar sencillo para humedecer los cruasanes y un frangipan de relleno aromatizado con licor. Me gustan los almíbares aromatizados con especias dulces así que el mío va con vainilla y canela. Por casualidad ayer me regalaron una cesta de naranjas amargas, no se por qué pero inmediatamente pensé que a la receta debía añadirle algo que llevase naranjas amargas: la elección fue sustituir el clásico ron por Grand Marnier, otro clásico ingrediente en algunos postres galos.

Ingredientes:

8 cruasanes horneados con uno o dos días de antelación
120 g de almendras fileteadas
Azúcar glasé para decorar

PARA EL FRANGIPAN:
90 g de mantequilla
90 g de azúcar
1 pizca de sal
90 g de almendras en polvo
84 g de huevo batido
15 g de harina
1 o 2 c.s. de Grand Marnier

PARA EL ALMÍBAR:
400 g de azúcar
540 g de agua
1 pizca de sal
Media vaina de vanilla
Una rama de canela de 10 cm de largo

Elaboración:

PARA EL ALMÍBAR:
Se ponen todos los ingredientes en una cazuela uno o dos días antes de hacer los cruasanes. Se lleva a ebullición hasta que alcance una temperatura de 90º C. Se retira del fuego, se tapa y se deja en infusión hasta que se vaya a usar. Se retiran la vainilla y la canela antes de preparar los crusanes.

Elaboracion-almibar Almibar

PARA EL FRANGIPAN:
Se bate la mantequilla con el azúcar y la pizca de sal hasta blanquear. Se añade la almendra en polvo y a continuación el huevo. Se mezcla todo con cuidado y se agrega la harina. Finalmente se echa el Grand Marnier -puedes usar el licor que más te guste-. Se reserva en la nevera hasta la hora de rellenar los cruasanes.

Frangipan Frangipan-2 Frangipan listo

PARA HACER LOS CRUASANES DE ALMENDRAS:
Se precalienta el horno a 180º C. Se parten los cruasanes por la mitad y se meten uno a uno en el almíbar -hazlo rápido para que no se empapen demasiado-. Se ponen en una rejilla para que escurra el exceso de almíbar. Se colocan las bases de los cruasanes en una bandeja con papel de horno o silicona. Se untan con quince gramos de frangipan y se cubren con almendras fileteadas -unos siete gramos de almendras bastará-. Se unta el interior de las tapaderas con otros quince gramos de frangipan y se tapan. Se cubre cada cruasán con un poco de la crema de almendras y se cubre con almendras fileteadas. Se meten al horno y se dejan hasta que las almendras estén doradas. Se sacan del horno y se dejan enfriar.

Cruasanes-en-almibar

Rellenandolos

Antes de servirlos o ponerlos en la fuente se servicio se espolvorean con azúcar glasé, se calienta un buen café y solo te queda disfrutar de ellos.

cruasanes de mantequilla

Cruasanas de almedras

Mesa-con-cruasanes

Puedes sustituir la almendra del frangipan por coco rallado e incluso ponerle ralladura de naranja. El licor puedes cambiarlo por el que más te guste -incluso lo puedes eliminar- y puedes prescindir de las especias o sustituirlas por las que más te gusten. Si no encuentras mantequilla con un alto porcentaje de materia grasa -para hacer tu los cruasanes- puedes trabajar un bloque de mantequilla con las manos hasta reblandecerla -veras como empieza a destilar suero y su peso empieza a disminuir, vuelve a pesarla hasta obtener la cantidad deseada y métela en la nevera para que endurezca-. Ya sé que ha sido un post extensísimo pero así mataba dos pájaros de un tiro. No te olvides de guardar los recortes en la nevera que le darán grasa y mucho sabor a tus futuros cruasanes. Ahora tocará ponerme a régimen después del atracón de cruasanes y a ti te toca ir a ver todas las propuestas que nos deja el mini-reto Croissants aux amanses: the challange, espero que las disfrutes todas.

Se-acabo

¡¡ Que tengas buen fin de semana y disfruta del Carnaval !!

33 comentarios el “CRUASANES DE MANTEQUILLA Y CRUASANES DE ALMENDRA

  1. plas,plas,plas,plas…impresionante tu receta, el paso a paso, tus perfectos croissants, las fotos, la mise en scène, y tu simpatía, gracias por tu ¿mini? reto Raúl, ha sido genial,bsss

  2. UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUF , ni me atrevo, que ricura me han encantado
    beso

  3. Una entrada genial, preciosa, perfecta y llena de buen gusto! Otro triunfo, Raúl🙂
    Bss

  4. Esta entrada es lo peor que le puedes hacer a una embarazada😛 Los de almendras me han matado!!
    Qué maravilla! Qué fotazas!
    Lo peor es que aunque vaya a por un croissant, no van a ser como los tuyos🙂
    Enhorabuena!

  5. lolah11 dice:

    Pero qué preciosidad de croissants, tu si que eres un maestro! Ya estoy deseando volver a hacerlos y esta vez siguiendo alguna de tus indicaciones a ver si me quedan como a ti. Lo de la crema de almendra y demás ya es para volverse loco, un peligro haber descubierto semejante delicia…
    Muchas gracias por haber organizado este reto tan delicioso y por darme el empujoncito que necesitaba para hacer mis croissants.
    Un besazo.

  6. becausegb dice:

    Maravillosas imágenes, viéndolas cuesta trabajo creer que nada se te resista, incluso si se trata de las tan complejas masas hojaldradas, pero si tu lo dices….yo creo que esque tienes el listón muy muy alto 😉😉.
    Ha sido un reto divertido y como siempre, he aprendido mucho contigo!!

    Besos grandes desde Bilbao!

  7. Me quedo impresionado por la calidad y la elegancia de las fotos, son espectaculares. Sabes perfectamente cómo hacer que destaque el producto con mucho gusto. El proceso de elaboración también es impecable y el resultado inmejorable. Sólo me falta probarlos. Que sepas que estoy empezando a hacer una lista de todo lo que quiero probar para que no se me olvide nada… FÉLICITATIONS !

  8. Qué maravilla!! con estas fotos dan ganas de ponerse a hacer croasant todos los días! me ha encantado!

  9. Vaya nivel!! Feliz viernes ))

  10. Noelia dice:

    El hojaldre es un mundo propio dentro del mundo de la repostería. No consigo hacer una réplica ni de los que hacía mi vecina cuando regentaba su panadería de toda la vida ni los que probé en París, ni por asomo se parecen. Aunque como bien dices, sí están comestibles y hasta ricos pero le falta ese sabor perfecto.
    Las fotos espectaculares, como siempre😉
    Feliz fin de semana!

  11. virmartin7 dice:

    Raul, estoy aquí en el Juzgado, mientras espero a entrar en una declaración, y no sabes como estoy disfrutando¡¡¡. Pedazo de entrada, de principio a fin. Que fotos, me encantan y aun solo por las fotos he aprendido pequeños truquitos, que voy viendo en las imagenes. Menudo trabajazo ese paso a paso, se de lo que me hablo…

    Eso si, en una semanita tendrás tus croissants almendrados de La Suiza para comparar… Y no se yo cuales van a estar mejores…

    Oye te mando un mensaje para ir quedando para el finde. Bss y gracias por organizar todo este tinglado que nos ha alegrado unos cuantos días y por supuesto el viernes¡¡¡¡. Es un placer compartir todo esto contigo.

    Virginia “sweet and sour”

  12. abril dice:

    Ya sabía que me quedaría con la boca abierta leyendo despacio tu entrada.
    Lo primero, las fotos son una pasada!!! como siempre, no es ninguna novedad, pero en esta ocasión se siente más porque uno compara con si mismo. Como le decía a Virginia todos domináis la técnica de las fotos con fondo negro… ese es un pendiente en mi. Me encantan esas fotos.
    Sobre la receta… he aprendido un montón..como siempre contigo y los demás. Yo no caí en el paso del almíbar y seguro que es importantísimo. Buena idea lo del grand-marnier!
    Las vueltas, no hiciste 8..bufff menos mal..pero creo uqe 4 hubiera estado mejor en los míos, aunque el. resultado me gustó mucho.
    me ha encantado el detalle de las señales entre pasteleros!
    Una gran receta para quedarse con ganas de repetir…y lo haré!

  13. Esto ya son palabras mayores. Después de ver los tuyos no tenemos más que resignarnos y esperar ocho años para que nos puedan quedar algo parecido a los tuyos. A mi el gusanillo me ha entrado ya de una forma que estoy pensando en repetirlos la semana que viene. Ha sido genial el reto, aunque algunos hayamos sudado mucho con la masa y pensado en tirar la toalla a media elaboración. Lo mejor es que más bonitos o más feos todos creo que pensamos lo mismo, que están deliciosos y que vale la pena repetir. Un saludo.

  14. Aisha dice:

    Yo no me creo que haya nada que se te resista. Eres un crack!
    Me ha gustado lo de las marcas en la masa para saber por dónde va el proceso. No sólo es práctico si son varias personas quienes trabajan la misma masa. Sino que para uno mismo, que cuando hay críos en casa llega un momento en que una ya no sabe por dónde anda… pues eso, ves tus marquitas y dices… bieeeeeeeeen! sólo me queda 1 vuelta!! jajajaja
    Te han quedado fantásticos, bonitos a más no poder y tienen que estar deliciosos con ese frangipane.
    besos

  15. Ernest dice:

    Qué fotos tan espectaculares, excelente receta paso a paso, felicidades.

  16. Ana dice:

    impresionantes estos cruasanes que nos traes. Soy una fan total de ellos, pero me da pánico intentar hacerlos. A ver si me animo con tu receta tan detallada! Te han quedado espectaculares, los de almendra deben saber a gloria!
    Enhorabuena!!
    Buen fin de semana!

  17. Dolores dice:

    Ufff de muerte súbita!!! jajajja impresionante y que ganas de meterles bocado… Un tema pendiente de hacer y que me da mucho respeto, a ver si le quito el miedo a esta masa.
    Bss

  18. Esos bodegones son dignos de estar colgados en las paredes de cualquier museo…Gracias por haber creado el evento, porque me lo he pasado muy bien y estoy deseando tener un hueco para ponerme a hacer croissants o cruasanes de nuevo, a ver si esta vez la puntita me sale perfecta jijiji

  19. Blanca dice:

    Uau!!!! porqué ya los he hecho que si no viendo tus foto vienen unas ganas de hacerlos!!!
    A mi me pasa con los croissants que dan muchísimo trabajo (también soy de levados largos) y luego en un plis-plas desaparecen, lo cual está bien porqué quiere decir que estaban ricos pero…
    Gracias una vez más por el reto. Ha sido fantástico!

    Un petó

    Blanca
    http://acalablanca.blogspot.com.es/

  20. Chez Silvia dice:

    Un festival para mi retina. La masa de croissanes la tengo lejos, me da panico, me atrveria con la segunda y las almendras, no los he comido nunca pero ya veo lo que me estoy perdiendo, con los que he visto hoy. Menudas fotos!!! Feliz fin de semana,

  21. Mayte dice:

    Un trabajo lleno de amor, de belleza en cada fotografía, que gran esfuerzo!!!…yo no digo más que: BRUTALES.

    Mucha buena vibra a toneladas!!!

  22. me chifla la receta!!! Las fotos son lo más, y tiene que estar terriblemente bueno!

  23. Heva dice:

    WOW sin palabras maestro, yo de mayor quiero cocinar como tu =)
    El reportaje fotográfico MARAVILLOSO
    Feliz finde Osito

  24. sunysenabre dice:

    Raúl, te han quedado impresionantes!!! Un paso a paso formidable unas fotografías preciosas y un resultado espectacular. qué lastima que no me haya enterado del reto (últimamente estoy un poco desbordada y ando medio desaparecida), porque hubiera compartido con vosotros entrada. Le tengo muchas ganas a los cruasanes y viendo tu receta me han entrada todavía más ganas de hacerlos.

    Besos,

  25. Amanda dice:

    Muy impresionante! Esta receta es muy invulcrada. Pero los crusanes son increibles. Tu fotogrofia es una maravilla y tienes mucho talento. Gracias como siempre por compartirlo con nosotros!

  26. Cris dice:

    PLAS PLAS PLAS (léelo como si fuera un aplauso)

    Impresionantes fotografías, impresionante receta, impresionante paso a paso, pero más impresionante ha sido tu clase magistral.

    Eres un maestro, tu el reto lo has superado con creces, madre mía, sin palabras me has dejado !!!

    Un placer ENORME compartir reto con gente tan profesional como tú y el resto de compis.

    Ya sabes lo “difícil” que ha sido para mí aceptar el reto, pero … con gente como tú merece la pena aceptar los retos aunque no me lo coma.

    Besazos y feliz finde

  27. maria . dice:

    ¡¡¡¡Uuufff, madre mía, que cansancio !!!.” Obra de Moros” que decimos por aquí, una gozada leer tu paso a paso. Con ver las fotos me imagino que los he probado. Gracias por compartir tu maestría aunque me gusta mucho el hojaldre, no me atreveré. Felicidades.

  28. Isabel dice:

    Me chiflan! Y tu blog! Felicidades por ello. Apetece ponerse ahora mismo a comerse una de estas delicias. Bs.

  29. Pilar dice:

    Una clase magistral,una puesta en escena impecable, unas fotos espectaculares y unas recetas deliciosas. ¿Se puede pedir más?. Un beso

  30. Manderley dice:

    Madre mía que cosa tan rica. Aún no he hecho cruasanes por el trabajo que tienen y el hojaldre tiene tela… jeje. Pero en alguna ocasión me pondré a ello, sólo necesito tiempo y decisión, porque ganas, tengo.
    Un paso a paso de lo más bonito ilustrado.

    Besos

  31. Cósima dice:

    Qué barbaridad!!!! Vaya pinta. Tu te quejas porque no es una masa que siempre logres dominar. Yo no pienso hacerla nunca. ¡Me da pánico! Genial explicación. Beso.

  32. kaiyee85 dice:

    Me fascinan tus fotos!

  33. Dan Titan dice:

    No suelo comentar en los blogs (mala costumbre), pero lo tuyo es impresionante, genial explicación, puesta en escena, fotografías, … un gustazo de posts, en este caso concreto he notado olorcillo a cruasanes. Muchas gracias por tu tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s